Fuerteventura, Turismo sostenible

¿Qué tienen en común Cofete, El Confital y la playa de las roscas en Fuerteventura?

playa de Fuerteventura

Confite procede del verbo “confitar”, que significa cubrir con azúcar. Si pensamos en grandes playas cubiertas de bolitas blancas, es fácil encontrar el parecido con terrones de azúcar o bolitas dulces.  

La procedencia del nombre de Cofete no queda del todo claro pero se cree que presenta cierta similitud con El Confital, playa que se encuentra en la Isleta, Gran Canaria. Al parecer, hace referencia a la acumulación de estas pequeñas bolitas blancas, con aspecto de confite, producidas por algas calcáreas costeras.

Otra hipótesis cuenta que el topónimo procede de una planta llamada, el cosco o cofe-cofe, muy abundante en Fuerteventura, y que se usaba para la obtención de sosa, siendo exportada desde el siglo XVIII.

Estas algas calcáreas están presentes en casi todos los fondos marinos, no sólo de Canarias, incluso llegan a acumularse varios centímetros de espesor. Son más numerosas en las islas orientales, ya que atesoran más edad geológica y cuentan con mayor superficie plana. La singularidad es encontrarlas acumuladas en las orillas del mar, como ocurre en Fuerteventura. 

Los rodolitos son algas rojas no sujetas al fondo del mar capaces de sintetizar un esqueleto de carbonato, lo que las hace, uno de los principales sumideros naturales de carbono con los que cuentan nuestras islas.

Crecen muy lentamente, alrededor de 1 milímetro al año, lo cual lo convierte en un perfecto grabador del clima, dado que las bandas de crecimiento que aparecen en su esqueleto se pueden correlacionar a períodos de calentamiento, especialmente en la estación del verano, o incluso también con períodos de nubosidad. Además, sus fondos constituyen zonas de cría y refugio para multitud de especies marinas. (Ref. http://ecoaqua.ulpgc.es/).

Los fondos de rodolitos son parte importante de la lucha contra el cambio climático, ya que absorben carbono de la atmósfera mediante la fotosíntesis. La acumulación de sus depósitos, pues, constituyen una fuente importante de carbono azul, tal y como se denomina al carbono orgánico capturado por los ecosistemas marinos, especialmente a través de los pastos marinos, las marismas y los manglares, que al encontrarse cerca de la franja costera, pueden verse sometidos a la interacción con diversas actividades humanas. (Ref. http://ecoaqua.ulpgc.es/).

Esta alga sólo adopta el color blanco al morir fuera del agua, lo que la hace un atractivo, cada vez mayor, entre los que visitan la isla.

Las playas que posee este singular fósil se han popularizado a través de Instagram e incluso han salido en diferentes medios internacionales, dando lugar a un grave problema. Cada vez son más los que quieren llevarse una muestra, llegando a la cifra de desaparecer unos 10 kilos al mes

Diferentes organismos han puesto en marcha campañas de sensibilización para frenarlo, ya que su desaparición afectaría a una gran cantidad de especies marinas.

Si quieres descubrir este alga tan singular debes visitar las playas del norte, especialmente el tramo de costa entre Corralejo y el Cotillo. También la puedes encontrar en las playas que rodean el pueblo de Corralejo. No olvides sacarte una foto y poner el #popcornbeach, pero te pedimos por favor que no te las lleves. No sólo para que los demás también las puedan disfrutar, sino porque representan una de las formas con las que combatir el cambio climático.

¿Ya has leído nuestro post sobre las mejores playas del norte de Fuerteventura? Sigue leyendo en el enlace para que te hagas un experto/a en rincones majoreros.