Aloe Vera, Salud

¿Cómo tener un rostro radiante gracias al aloe vera?

Aloe vera para la cara

El skincare, el cuidado de la piel de toda la vida, está de moda. El último año ha cogido más fuerza que nunca, basándose en este nuevo concepto del autocuidado, la presencia e importancia del cuerpo, los productos naturales y la búsqueda del antónimo de lo artificial, lo incómodo y lo que no nos representa. Y es que este último año nos ha servido para descubrir qué sí y qué no; y, adivina: Resulta que, aunque el maquillaje es un arte y un complemento, nos importa mucho cuidar y preservar lo que hay debajo. Al fin y al cabo, es el órgano más grande del cuerpo. Y como en tiempos pasados recurrimos a la naturaleza para otorgarle a nuestra piel el cuidado que se merece; esta vez con aloe vera.

 

Pero ¿qué componentes tiene el aloe vera?

El aloe vera tiene una composición magnífica para la piel. Los nutrientes del aloe vera le aportan propiedades fabulosas para una piel radiante. Es una de las plantas con más componentes activos y es por ello que es una de las favoritas de nuestra cosecha en Verdeaurora. En su composición contramos:

  • Vitaminas B1, B2, B3, B5, C y E
  • Minerales como el calcio, magnesio, hierro y calcio
  • Aminoácidos
  • Enzimas
  • Ácidos salicílicos
  • Saponinas

 

Conociendo el aloe vera un poquito más

La popularidad del aloe vera es arrolladora, no solo por los usuarios que la consumen directamente (tener una planta en casa es una suerte), sino por las nuevas colecciones cosméticas que implantan el aloe vera como uno de sus ingredientes.

Aunque el aloe vera no es un ingrediente primerizo, ya que sus propiedades se conocen y se disfrutan desde hace miles de años, lo es en cuanto hablamos de cosmética moderna y de alta gama; la cosmética avalada por investigadores del sector, dermatólogos y desarrolladores de nuevas fórmulas para garantizar tanto un buen producto final como ingredientes de primera calidad. 

Históricamente, el uso del aloe vera como un potenciador de cuidado y belleza se remonta hasta el Antiguo Egipto, donde formaba parte de los rituales de Cleopatra. Los romanos, sin embargo, le daban un uso más práctico y requerían de sus propiedades cicatrizantes para acelerar la curación y desinfectar las heridas de guerra. Los mayas, por el contrario, consumían el aloe vera en zumo para aliviar los dolores de cabeza y estimular el sistema digestivo gracias también a sus propiedades depurativas. Pero no fue hasta 1970 cuando el farmacéutico Bill Coats consiguió separar la aloína (la parte amarillenta del gel) de la corteza y estabilizar el gel extraído de la hoja del aloe vera. Para ello le añadió vitamina C, vitamina E y sorbitol, consiguiendo así que el aloe estuviera naturalmente presente en las mejores colecciones cosméticas para la piel.

 

El aloe vera para la cara

El aloe vera es uno de los mejores aliados para el cuidado de la piel del rostro. Esta piel es esencialmente más sensible, está más expuesta y tiende a sufrir más con los cambios de temperatura, humedad y cualquier cambio ambiental, además de ser la parte visible de otros contratiempos como el estrés o la falta de sueño. Por otro lado, si eres una persona acostumbrada a probar cremas para la piel, sabrás que no todas las pieles son iguales ni que todas las cremas valen para lo mismo, sin embargo el aloe vera, al ser un ingrediente 100% natural, se adapta a la necesidad de cada piel y nutre en profundidad cada una de ellas.

Pero, ¿qué es lo que el aloe vera puede aportar a mi rostro?

  • Ayuda a atenuar las arrugas y las líneas de expresión ya que el gel de aloe vera es capaz de estimular las células que segregan proteínas de colágeno. Todo esto se traduce en una mejora de la elasticidad de la piel.
  • Favorece la cicatrización de la piel. Adiós a las marcas de acné.
  • Poder calmante, ideal para regenerar las quemaduras provocadas por el sol, y antiinflamatorio, que ayuda a mejorar las picaduras de mosquitos.
  • Ayuda a difuminar las manchas de la piel. ¡Pero no te olvides de usar un buen bloqueador solar!

 

Cómo aplicar aloe vera en el rostro

Aunque el aloe vera se puede aplicar directamente, requiere ciertos conocimientos sobre la estructura de sus hojas, las partes útiles para el cuidado de la piel, el corte indicado para no echar a perder el resto de la planta y la conservación ideal del gel para que no se oxide.

Afortunadamente, existe cosmética que está en boga del uso del aloe vera y exprimen todo el potencial de esta planta tan nutritiva para nuestra piel. Y, como no podía ser de otra manera, en Verdeaurora no solo contamos con la experiencia suficiente para proporcionar cremas y geles basados en aloe vera, sino que cosechamos nuestro propio aloe, haciendo del producto final un continuo de mimo y calidad.

  1. La rutina ideal comenzaría con una limpieza diaria del rostro. La constante exposición de la piel de la cara, cuello y escote, sumada a su delicadeza, hacen que sea imprescindible tener suma dedicación con su higiene. ¿Lo mejor? Limpiarla cada día y cada noche con un producto indicado. En nuestro caso elegimos el gel limpiador facial de aloe vera, que respeta tu piel además de brindarle un extra de hidratación.
  2. El siguiente paso sería la hidratación e iría inmediatamente después de la limpieza. Seca tu rostro a toquecitos (nunca arrastrando la toalla por la cara) y, cuando esté seca, aplica la crema global con aloe vera y aceite de oliva para hidratar la piel en profundidad. Su fórmula 3 en 1 sirve para el día, la noche y como contorno de ojos. Ahorras dinero y espacio en decenas de productos
  3. El tercer paso es optativo o complementario. La crema anti-aging ayuda a controlar los signos de la edad además de aportar elasticidad a la piel del rostro, el cuello y el escote. Puedes añadirla en tu rutina en días alternos o focalizar su uso en las zonas más sensibles como el contorno de ojos, el labio superior o la frente.
  4. Los labios también forman parte de la piel facial y, aunque parezcan menos sensibles que el resto del rostro o menos propensos a delatar el paso del tiempo, merecen un cuidado especial. El stick labial con aloe vera y aceite de oliva promete unos labios hidratados y jugosos tanto en temperaturas elevadas como en frías (los labios sufren mucho con el frío). Su compuesto con propóleo y ácido hialurónico naturales y manteca de karité bio hace perdurar el cuidado de los labios en el tiempo, y, además, no contiene parafina.

 

Como ves, tener un rostro radiante es más fácil de lo que parece. Sin gastar grandes cantidades de dinero y sin perder muchísimo tiempo, se puede tener una rutina eficiente, práctica y natural para el cuidado de tu piel.

Post relacionados