Los secretos que esconde la Isla de Fuerteventura
Los secretos que esconde la Isla de Fuerteventura

Los secretos que esconde la Isla de Fuerteventura

Fuerteventura es la isla más antigua de las Islas Canarias. Su historia se remonta al año 1.000 antes de Cristo, cuando los griegos, los fenicios y los romanos pusieron un pie en la isla. El paso del tiempo y los pobladores han convertido a Fuerteventura en un lugar lleno de historia, leyendas y rincones secretos. ¿Quieres conocerlos?

¡Continúa leyendo!

El Jablito

En la zona noreste de la isla, en el municipio de La Oliva, nos encontramos con la Playa del Jablito de arena blanca y agua cristalina. Esta pequeña zona costera con apenas 38 metros de largo esconde una gran historia. En el siglo XVII, los pescadores nómadas durante la época de pesca acudían a la Playa del Jablito por encontrarse en la zona norte de Fuerteventura.

Con el paso del tiempo, la playa del Jablito fue el lugar favorito de muchas familias majoreras y se convirtió en un lugar idílico para disfrutar del verano.  Las casas de piedra, antiguamente utilizadas para el resguardo de los pescadores y las herramientas de pesca, se convirtieron en los hogares de estas familias majoreras durante los meses de verano. Curiosamente, las casas majoreras del Jablito, se llamaba igual que la familia que se alojaba en la casa.  Por ejemplo: Casa de los Chincha, Casa de los González o Casa de los Herrero.

A mediados del siglo XX, El Jablito empezó a crecer y las nuevas generaciones de esas familias comenzaron a remodelar y fabricar nuevas casas de bloques y cemento. Pese a ello, se continúa la tradición de permanecer el pueblo los meses de verano y practicar la pesca de pulpo, cangrejos o mariscos.

La Rosa del Taro

El Sistema Montañoso del Sureste acoge esta importante zona a nivel científico. Valles y montañas como La Rosa del Taro, La Atalaya, Jenejey o Goroy forman un paisaje y un espacio único en Fuerteventura. La fauna y la flora cobran una gran importancia en esta zona de montañas. Podemos encontrar ejemplares de romero marino, Coronilla viminalis, Taboire fino o Esparraguera majorera. Respecto a la fauna, aves como el guirre, el ratonero o el cernícalo vulgar sobrevuelan el sistema montañoso.

Otro de los puntos clave es la charca de La Rosa del Taro, uno de los humedales más importantes de la isla, a pesar de que es artificial. En ella, crían la cercerta pardilla, especie canaria en peligro de extinción. El tarro canelo, la polla de agua o la focha común son otras de las especies que habitan en esta charca.

La zona de La Rosa del Taro es también importante por sus yacimientos arqueológicos. Es en la zona más alta, donde los primeros aborígenes de Fuerteventura dejaron su huella con grabados líbico-canario y líbico-bereber.

La Cueva del Bailadero de las Brujas

La localidad de Tindaya alberga numerosas leyendas con brujas, rituales mágicos y hechicería como protagonistas. Por la base de la montaña de Tindaya se accede a la Cueva del Bailadero de las Brujas, también conocida como Cueva de las Brujas o Cueva de la Señora. Este tubo volcánico de gran amplitud termina en el Barranco de Esquinzo. Actualmente algunas zonas de la cueva están hundidas, por lo que su visita hay que realizarla con cuidado.

La leyenda cuenta que los mahos realizaban sus prácticas de hechicería y rituales de iniciación en la Cueva del Bailadero de las Brujas. Los restos de cerámica, restos óseos o restos de moluscos encontrados en la cueva dan por ciertos estos rituales.

Los molinos y molinas de Fuerteventura

Si ya has visitado la isla majorera, habrás visto que Fuerteventura está llena de molinos. Con la conquista y la colonización de la isla, la vida y economía de los majoreros cambió de manera radical. Pasaron de ser nómadas a tener una vida sedentaria basada agricultura del cereal.

Con esto, a finales del siglo XVIII y principios del siglo XX aparecen en Fuerteventura los molinos de viento, los mismos que podemos encontrar todavía en los campos de Castilla. La zona norte y centro de la isla albergaba el mayor número de molinos, ya que el viento soplaba con mayor fuerza en estas zonas.

Los molinos de viento tienen una planta circular con muros de mampostería encalados o de barro. El grano se trituraba gracias al mecanismo formado por dos muelas, una tolva y una canaleja. Una rueda dentada situada en la tercera planta, las aspas, el eje y el husillo, convierten el grano en harina o gofio con el único esfuerzo del viento.

En Fuerteventura destaca también la molina. Su funcionamiento era muy similar al del molino de viento pero su maquinaria era más sencilla y su aspecto era diferente. La molina está formada por una edificación baja y una torre de madera donde se sitúan las aspas. En el edificio, el molinero desarrollaba su trabajo sin subir y bajar ninguna escalera con los sacos de cereales como ocurría en los molinos de viento.

Si quieres contemplar los municipios con más molinos de viento y molinas de la isla de Fuerteventura, tienes que visitar La Oliva, Puerto del Rosario, Antigua y Tuineje. Actualmente, estos municipios mantienen en perfecto estado los auténticos molinos de la época.

 

Ven a visitar nuestra maravillosa isla majorera y descubre más sobre Fuerteventura.

 

 

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

New customer discount